Es importante conocer la dureza del agua (blanda, media o dura) para determinar la cantidad de jabón necesario.

Por lo general, las aguas corrientes de las principales ciudades han sido tratadas y potabilizadas, por lo que presentan relativamente una baja dureza

El agua dura se distingue por lo siguiente:

  • La marca de sarro en la bañera.
  • El jabón y el shampoo no forma espuma con facilidad.
  • Restos de sarro alrededor de las canillas y el desagüe.
  • Sarro depositado en las calderas.
  • Los tejidos tienen un tacto duro.

En caso de duda, contacte con su proveedor de agua.

El agua dura exige el uso de una mayor cantidad de polvo para lavar con éxito y evitar la acumulación de suciedad y los residuos de sarro en el lavarropas, es por ello que en nuestros envases recomendamos agregar 1/3 adicional a la dosis recomendada para agua blanda para una limpieza efectiva en zonas de agua dura.