Tener tiempo para jugar es muy importante para el desarrollo de los niños y para que expresen su naturaleza. Ya sea un conversador nato o un tranquilo pensador, la personalidad de cada chico es única. Sus intereses, motivaciones, cómo desarrollan amistades, enfrentan los problemas y hacen sus actividades, todo estará influenciado por su personalidad. El lado lúdico es una serie de contenidos de este blog que identifica seis tipos de carácter y seis ideas de juegos que promueven el desarrollo y refuerzan ese tipo de carácter. Quizá reconozcas algunas características del motivador en tu niño. Si no, chequeá el resto de las series y fíjate si la personalidad de tu niño encaja en alguna otra descripción

Desarrollo del juego y diversión para niños “motivadores”

Si tu niño es uno de los que organiza al resto, tenemos algunos juegos y actividades que ayudarán a mantener a tu pequeño “motivador” jugando muy entretenido y con mucha diversión.

¿Cómo son los pequeños motivadores?

¿Es tu niño un líder de nacimiento? ¿Siempre se encarga de organizar juegos? ¿Es el que decide quién es el doctor? ¿Quién es la enfermera y quién es el pobre paciente? Suena como el “motivador”. Generalmente son niños que tienen determinación y tienen resuelto lo que es útil cuando se trata del juego. Los motivadores son almas independientes pero siempre están rodeados de un grupo de amigos. Siempre los podés ayudar a desarrollar su capacidad de resolución de problemas a través del juego y darles las herramientas que necesitan para que disfruten siendo parte de un grupo.

¿Cómo se involucran los motivadores en el juego?

Los motivadores tienen confianza, son niños sociales y no tienen problema en hacer nuevos amigos. Pero les gusta tener el control de la organización del juego. Les gusta cuando otros niños los escuchan, le brindan apoyo en sus decisiones y a veces puede haber un cortocircuito si hay otro motivador o niños mandones en el grupo. ¡Y verás también que no muestran gran interés en hacer las tareas de la escuela! Pero es fácil ayudar a tu niño a desarrollar el sentido de equidad para que tenga tiempo para dedicar a completar los deberes escolares.

Juego limpio para pequeños motivadores

Magia para hacer las tareas

Si encuentras difícil hacer que tu hijo haga los deberes, ¿por qué no lo haces más divertido? ¿Quizá leyéndole la tarea con una linterna debajo de una mesa cubierta por una sábana? ¿O aprender los horarios saltando sobre un imaginario río invadido por cocodrilos? Con un pedazo de tela azul será suficiente para que tu imaginación vuele. Enseñarás a tu pequeño a alcanzar el compromiso y a cómo obtener algo escuchando y pensando.

No vale tocar el piso

Es un simple juego de desafío: ¿pueden tu hijo y sus amigos trasladarse de un lado a otro de la habitación sin tocar el suelo? No vale poner los pies en el suelo pero pueden usar otras partes del cuerpo como las manos, las rodillas, ¡incluso el ombligo! Pueden trasladarse de una parte de una habitación hacia otra o de una parte del parque hacia otra. El espacio puede ser pequeño o grande como quieras, pero asegurate que tus niños pueden trabajar en equipo para moverse a través del espacio. Esto construirá un grupo de trabajo, ayudará a la cooperación y al desarrollo de tus pequeños motivadores a resolver su capacidad de resolver los problemas.

Tu elección

A veces puede ayudar que tu pequeño motivador se sienta que está a cargo. Entonces dale herramientas para que pueda elegir. Conectá las actividades conflictivas con un poco de diversión. Por ejemplo, proponele: ¿Te gustaría que te seque el pelo antes o después de contarte una historia? En vez de “tengo que secarte el pelo ahora”.

Música motivadora

La música puede tener un gran poder sobre cómo nos sentimos. Es muy divertido usar diferentes tipos de música a lo largo del día con tu hijo. Algo rápido y con alto volumen puede ayudar cuando estás limpiando. Música tranquila o clásica puede ayudar en tiempos que necesitás concentrarte. Si tu pequeño tiene sentimientos encontrados, algo divertido puede cambiarle el humor. La música es una buena manera de manejar situaciones difíciles.

Juego de la punta de los dedos

Poné algo pegajoso, pero inofensivo en un bol de plástico lo suficientemente grande para que tu hijo pueda poner su pie adentro, pueden ser burbujas de baño que son divertidas y te permiten limpiar el bol rápido y dejarlo listo para usar. Quizá podés poner algo de papel de diario en caso de desparramo de burbujas. Después poné un montón de objetos en esta mezcla pegajosa o de burbujas, elegí objetos que no te importe que se ensucien. Proponele a tu hijo el desafío de sacar objetos con la punta de los dedos. Es mucho mejor si hay más de un niño en el juego porque pueden trabajar juntos para sacar los objetos grandes. Es un juego muy divertido que estimula la cooperación y la concentración. Si tu pequeño motivador tiene algunas burbujas de baño en su ropa, simplemente lávalo con un ciclo normal con un producto de Nevex cuando ellos ya terminaron de jugar, es un juego de ensuciarse así que no te preocupes por la limpieza, esa es tarea de Nevex. Trata de jugar con estas ideas en casa con tu pequeño motivador y coméntanos que es lo que pensás, ¡estaremos encantados de escuchar tus historias y juegos!